Durante la novena erupción del Galeras que se registró ayer a las 9:14 de la mañana se pudo observar material incandescente y una columna de 11 kilómetros aproximadamente, según informó el director del Observatorio Vulcanológico de Pasto, Diego Gómez.
La caída de ceniza se presentó inicialmente hacia el noroccidente y luego al norte del departamento. Gómez indicó que hubo un reporte en los municipios como La Llanada, Samaniego, Sandoná en las veredas de Alto Jiménez, Alto Ingenio, Santa Rosa y Santa Bárbara, además en Ancuya y Linares.
La poca visibilidad no permitió que se pudiera observar de manera clara la columna que expulsó el volcán. Lo que concierne a los efectos de bloque en la cima se podrán observar cuando las condiciones climáticas lo permitan.
La erupción hizo que se cambiara inmediatamente el nivel de alerta amarillo (cambios en el comportamiento) al nivel rojo (erupción inminente o en curso). El director de Ingeominas manifestó que estos comportamientos que ha venido presentando el volcán no son nuevos si no que es la continuación de un proceso que ha venido evolucionando y que en ocasiones baja la actividad y en otras sube y es impredecible cuando se puede presentar evento eruptivo. 
Las señales que registraban en horas de la mañana mostraban un volcán tranquilo, pero de manera inesperada se presentó el fenómeno.
La onda explosiva fue percibida por dos personas que se encontraban en el área de parques naturales que estaban apagando un incendio forestal y también vieron los piroclastos.
Después de la erupción la sismicidad presentó disminución en la actividad, caracterizada por la presencia de eventos asociados con dinámica de fluidos, de bajos niveles energéticos. Debido a la presencia del material magmático en superficie y teniendo en cuenta la evolución de la actividad actual e histórica del Galeras, no se descartó que se puedan presentar nuevos episodios eruptivos.