EL DIOS DE LA GUERRA

[A veces el amor tiene muy mal gusto, y la prepotencia y la politica

se enamoran del dolor y la muerte. La guerra de Irak no es sino la


excusa perfecta para satanizar todo lo referente al Islam


-que no es ni mejor ni peor que el cristianismo o el judaismo-.


Ya lo dije en una ocasión:


“Luchar por la paz es como follar por la virginidad”. ¡No a la guerra!]




Que se detengan el viento y la luz.


Que calle el silencio, que hable el dolor.


Que se ha muerto de paz… el amor.




Que se lacen muros de libertad.


Que se asesine para evitar


que seamos distintos; llora Ala.




Que cese la voz de un fusil que una vida se llevó.


Y que el dios de la guerra


se convierta en barro


y que se vaya a la mierda.




Y nació un nuevo dios


Un dios de los pobres, un dios de verdad,


donde la libertad no sea eslogan:


¡sea verdad!




La guerra solo hay que hacerla en la cama


y el amor donde a ti te dé la gana


y como un huracan, te sentiras vivo.




Que pare la angustia, pues oigo llorar


al viento de oriente por no ser igual.


Que alguien venga a evitar que siga el saqueo.


El oro negro es poder.




Y nació un nuevo dios


Un dios de los pobres, un dios de verdad,


donde la libertad no sea eslogan:


¡sea verdad!




Y brilló un nuevo sol


que asesinaba con besos el mal


y un oasis surgió donde alguien


perdió su fusil.