Batería y principal compositor de una de las bandas más presentes y con más repercusión de todos los tiempos en la escena del heavy metal hispanohablante. Siempre en el ojo del huracán de sus detractores así como en el pedestal de sus seguidores. Y siempre pletórico de ilusiones y proyectos. El buque insignia de Mägo de Oz, TXUS DI FELLATIO, visitó nuestra redacción y le contó a JASON CENADOR innumerables detalles sobre el plano más actual de la banda y sobre un futuro que promete y mucho.

Cuéntanos un poco acerca de la gira en la que estáis inmersos, que acaba de pasar por Italia, y de la próxima gira por España y por Europa (Alemania, Suiza y otra vez Italia).
Ahora estamos inmersos en la gira europea después de haber estado dos meses y medio en América, tanto en Latinoamérica como en EE.UU; y llegamos a España, estuvimos 15 ó 20 días descansando, esperando también que Fran se recuperara de la operación que tuvo de la espalda.

 Hace un mes o así hemos reanudado la gira de ‘La Ciudad de los Árboles’; la empezamos en León, hemos estado en Andorra, en varias ciudades. En mitad del camino había un concierto que nos hacía mucha ilusión que era un festival en Italia, que éramos cabezas de cartel. Y bueno, aunque no somos muy amigos de los festivales… (risas), porque siempre tenemos movidas, con algunos más que otros (risas), la verdad es que nos apetecía ir a Italia con humildad y, joder, intentando hacerlo como hemos hecho en México o en Ecuador, el ir por primera vez, llamar a la puerta y a ver si nos dejan entrar.

Y acabamos de venir de un festival en Milán que tocábamos con bandas como Elvenking. La verdad es que nos teloneaban mogollón de bandas y nos hacía mucha gracia e ilusión el ser cabezas de cartel de un festival en Italia siendo la primera vez que Mägo de Oz íbamos para allá. Y ante nuestra sorpresa, había 2500 personas en el festival. Era un festival pequeñito, el recinto sería como La Riviera, o sea que no era un festival grande.

Vamos, que relativamente se llenó el recinto…
Sí, sí; y la verdad es que nos quedamos pasmaos, porque la mitad eran sudamericanos y la otra mitad eran italianos, que era un poco lo que nos hacía ilusión y bueno, de hecho nos hemos venido con un contrato firmado para girar en diciembre, que vamos a estar en Venecia, Florencia, Milán, Roma; haremos dos conciertos en Suiza (todos como cabezas de cartel) y luego otras tres fechas en Alemania de teloneros de In Extremo, que haremos Berlín, Múnich y Hamburgo en Diciembre.

Nosotros somos bastante amiguetes de In Extremo y hemos hecho unas cuantas colaboraciones. José Andrea hizo una colaboración con la voz en el último disco de In Extremo, nosotros nos vamos con ellos a Alemania de teloneros y ellos se vienen a telonearnos aquí en el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid el jueves 2 de octubre. Ya están confirmados, a parte de Breed 77; y al Mägo de Oz Festival, el festi que se hace cada dos años con nuestro nombre en México, también nos llevamos a In Extremo.

Creo que hay una colaboración interesante porque yo creo que es lo que tenemos que hacer los grupos, ayudarnos. Y si un grupo es muy importante en una ciudad y menos en otra, pues intercambiar posiciones, a nosotros no nos importa telonear ni a In Extremo ni a quien haga falta. Esas cosas ya las tenemos muy pasadas.

¿Por qué circunstancias se aplazó el concierto de Madrid?
La verdad es que no hubo una sola razón, sino que se concatenaron varias circunstancias. Primero, Fran no estaba muy bien todavía y en Madrid sólo iba a tocar tres canciones o cuatro, porque al día siguiente teníamos un concierto en León. Tenía unas pruebas médicas esa misma tarde. La escenografía no estaba terminada y eso es lo que dijimos: “¡Hostias! Tocar en Madrid sin la escenografía terminada…vamos a aplazar el concierto”. Entonces, por eso lo aplazamos simplemente.

Y además ahora con In Extremo como atractivo añadido…
Claro, claro. También para In Extremo les venía muy mal esa fecha. Eran varios hechos que nos hicieron decir: “Qué más da tocar ahora, vamos a retrasarlo y así que esté Fran bien, que esté la escenografía, que In Extremo pueda venir a tocar…”. Que Madrid, quieras que no, es muy importante, en Madrid no la puedes cagar. La puedes cagar, que tampoco debes de cagarla, en un pueblo o en otro sitio. Pero en Madrid lo tienes que hacer bien. Por eso lo hemos pasado para el 2 de octubre.

Nos comentabas antes que te gustaban unos festivales menos que otros. En particular vamos a tratar el tema del Viña, que está muy candente entre la gente, entre la que ha habido comentarios dispares. ¿Qué pasó realmente en ese festival respecto a lo que vio la audiencia desde el recinto del público?
…Y desde el Youtube ese, ¿No? Que estoy en el “Top 10”. Me dicen: “Te he visto en el Youtube dando hostias como panes. (risas)”.

Mira, yo no estoy en posesión de la verdad, creo que ni yo ni la organización. Todos tenemos nuestra verdad, la verdad absoluta no existe y el que quiera adueñarse de la verdad absoluta es un imbécil. Nosotros los festivales es sabido, de dominio público, que no nos gustan, porque tratan muy mal al público, que realmente es el que paga. Y tratan muy mal a los grupos.

Decidimos hacer este festival entre comillas, el Viña, que no es el Viña, el Viña verdadero es el de Villarobledo, lo que pasa es que este señor sigue aferrándose al nombre del Viña y estrujando la teta de la vaca para seguir ordeñando a la gente y a los fans y lo sigue llamando Viña. Pero bueno, cuando fuimos al Viña pusimos dos condiciones: probar sonido y hacer un show si no de dos horas y media como los que estamos haciendo normalmente, pues un show por lo menos de una hora y media. Ellos la primera parte la cumplieron, que nos dejaron probar sonido por la mañana y la segunda parte no la cumplieron, nos dijeron que sólo podíamos tocar una hora. Cuando estaba terminando, creo que llevábamos 62 o 63 minutos, cuando nos pasamos los tres minutos del tiempo establecido por ellos, un señor fue a nuestra mesa de monitores, porque nosotros llevamos nuestro propio equipo, y apagó la mesa.

Entonces, yo cuando miré a José, José estaba empujando al de la mesa y yo, evidentemente, si veo que alguien apaga mi mesa y que mi cantante está empujando con él pues no pregunto, me lío a hostias y ya está. ¿Que no está bien?, hombre, la violencia nunca está bien y no me siento orgulloso de haberle roto dos dientes o la boca a un tío. Evidentemente de eso no me siento orgulloso. Ahora, ¿que una persona tiene el derecho de apagar es sonido de un grupo?, pues no. Pero no por el grupo ni porque seamos Mägo de Oz y nos merezcamos un trato especial, eso si le pasa a un grupo que está empezando también es una falta de respeto. Pero sobretodo es una falta de respeto para la gente que está pagando, la gente que paga el Viña, que paga los dos chalets que tiene el señor Matarile y que paga absolutamente todo.

Entonces, yo creo que ya está bien de que la gente tenga que pagar un dineral por un festival, que la zona de acampada sea un erial y que se sigan riendo de la gente; y que encima los grupos a los que has ido a ver les corten el sonido. Entonces yo no estoy dispuesto a eso. Como haga lo que haga hay gente que me va a defender y gente que me va a atacar, yo realmente me miro al espejo y, te vuelvo a decir, no me siento orgulloso de cómo solucioné el altercado, pero es que en ese momento le quería asesinar y le quería matar, y si le viera ahora mismo es que yo qué se lo que le haría. Pero por tonto. Es decirle: “tío, vamos a ver, si es que han pasado tres minutos, ¿No eres capaz de decir: “Hey!, cuando terminéis esta canción ya”?”.

Entonces eso es lo que paso, si tampoco fue nada. Lo que pasa es que en la las imágenes se me ve a mí con el brazo en alto dándole hostias en la cara a un tío y no pone nada más, pues claro, “Txus de Mägo la lía”. La verdad es que sí que nos dio pena, porque siempre nos tiene que pasar alguna cosa de estas, pero en fin, desde aquí no le voy a pedir perdón a ese señor, no me siento en absoluto mal. No le voy a pedir perdón, quizás, como vuelvo a decir, no estuve muy acertado en cómo solucioné el tema pero mira que por dos bofetones en la cara no se muere nadie. Que tampoco pasa nada.

Lo que pasa es que ya sabes esto de Mägo alimenta mogollones de horas de gente que se aburre y como somos gilipollas y siempre les estamos dando algo por lo que criticar o por lo que hablar, esto es como la pescadilla que se muerde la cola. Hay gente que no vive si no se mete con nosotros o conmigo y encima yo no hago más que darles excusas para que lo hagan. No es mi sino, no sé que pasa.

Por fin saldrá el DVD ‘Barakaldo D.F.’. Háblanos del contenido del mismo, de cómo fueron los shows y también de los extras.
Lo tenemos a la vista y tanto a la vista, porque llevo como dos semanas visionando el concierto de Barakaldo, imágenes de México. En el concierto de Barakaldo había 12 cámaras, dos cámaras calientes que son de éstas de grúas…bueno, había un despliegue enorme.

Estamos viendo todas las canciones desde el punto de vista de cada cámara para intentar sacar el reflejo de lo que fue la gira más grande que hemos hecho más grande por ciudades y por montaje. El montaje de la famosa catedral gótica, que teníamos que utilizar cinco trailers, tardábamos siete horas en levantar la catedral, era una auténtica locura…

Muy ambicioso…
Sí, quizás demasiado. Hemos levantado un poco el acelerado en esta gira a nivel de escenografía porque esa gira sólo se puede hacer una vez cada cuatro o cinco años, porque es muy costosa, es una locura, nadie lleva lo que llevábamos nosotros, no es que perdiéramos dinero, porque no es verdad, pero nos costó, eso no lo pagaba ninguna empresa, lo pagábamos nosotros. Y otros artistas en vez de montar catedrales tocan y dicen: por la boca muere el pez. Pues por aquí. Y se lo guardan, que me parece muy bien y muy legítimo.

Nosotros ahora estamos haciendo unas escenografías u poquito más básicas. Esa gira fue la que nos llevó a tocar por primera vez por EE.UU, que hicimos siete fechas; hicimos 22 conciertos en México, llenando por primera vez La Monumental de México con 35.000 personas. La verdad es que fue una gira que nos gusta mucho sobretodo recordarla y tenerla en la memoria porque es de lo más grande que hemos hecho. Quién sabe si algún día volveremos a hacer alguna salvajada de esas, pero la verdad es que ahora viendo las imágenes sí esbozamos una sonrisa pero también se nos ponen las mariposas en el estómago porque era una época de Mägo de Oz en la que todo era muy estresante. Acabamos de sacar un disco doble llamado Gaia II, intentábamos un poco recuperar el espíritu más cañero de Mägo de Oz y más heavy pero también con elementos muy barrocos y muy góticos, y todo muy difícil.

Había gente que nos criticaba todavía más y todavía éramos más vendidos. Pero decíamos: “Joder, no os ponéis de acuerdo, ¡si este disco es súper heavy!”. Llevábamos dos guardaespaldas, un jefe de prensa, una diseñadora de ropa… Un concierto de Mägo de Oz era una auténtica locura porque había muchísima gente muchísima presión y eso quizás nos terminó mermando a nosotros, yo tuve que dejar Mägo, como bien sabe una parte del público, durante un mes y medio. Yo en esa gira terminé bastante mal de la cabeza, entre lo mío que no estoy muy bien (risas) y que era una gira que exigía mucho psicológicamente.

Todo lo que es Mägo de Oz es como cuando un jugador viene a Barça o al Madrid, vas a estar hasta en la sopa y te van a criticar, a alabar, a amar, a odiar; y es lo bueno y lo malo de estar en Mägo de Oz. Hay que tener las espaldas anchas y estar muy bien psicológicamente para aguantarlo. Y yo en esa época no estaba muy bien psicológicamente.

Entonces bueno, el DVD va a salir en formato doble, va a salir con DVD y también con audio en un formato de estos de lujo que estamos preparando, que se desmonta en ochenta mil partes, con mogollón de fotos. No va a haber letras, porque me parece una estupidez poner las letras de las canciones que están en todos los discos, y hemos preferido dotarlo de mogollón de fotos y de mogollón de imágenes, de cómo hay un making off de cómo se creó la catedral, desde cómo estaba dibujada en un papel hasta cómo los arquitectos y los ingenieros empezaron a levantarla y a construirla. Hay un making off de cómo son también los hoteles y los aviones en las giras de Mägo de Oz mezclando imágenes.

La parte más cercana quizás de la banda…
Sí, la parte más cachonda porque se nos ve haciendo auténticas burradas y salvajadas borrachos en los camerinos…La verdad es que es una parte muy divertida porque se ve sobretodo que somos muy, muy buenos amigos. Hay bastantes imágenes de making off y lo estamos terminando ahora mismo. El lanzamiento es el 16 de septiembre y lo tenemos que terminar esta semana.

¿Hay algún contenido extra más que mencionar?
Los extras ya te digo, cómo es Mägo de Oz en gira. Sobretodo son bromas, es una parte que hemos abierto de sketchs y de bromas que solemos hacer. Hay también un extra de la entrega de disco de diamante por vender un millón de copias que la verdad es que nos hacía ilusión tenerlo documentado porque no siempre a un grupo de heavy, aunque “heavy vendido” (risas), se le da por vender un millón de copias. Nos hacía ilusión, eso si que ha sido un poco el ego nuestro (risas), hemos dicho: “joder, ya que hemos vendido un millón de copias, con todos los palos que nos han dado, lo que nos ha costado…”.

No me puedo resistir a preguntarte sobre la próxima edición de estudio, si la tenéis a la vista. ¿Será otro disco más en medio de la trilogía o finalmente ‘Gaia III’? Vislúmbranos algo de ese futuro.
Nosotros ahora estamos involucrados en muchísimos proyectos, Mägo de Oz somos muy inquietos, en mitad de esta gira y del ‘Barakaldo D.F.’, que lo debíamos ya desde hace dos años que lo habíamos prometido, pero es que nunca veíamos el momento ideal para sacarlo. Ese momento era ahora, que la gente tiene un poco de nostalgia de ‘Gaia’ y entonces el volver a sacar el concierto de ‘Gaia II’ a nosotros también nos esta recordando esas canciones y esa forma de componer porque inmediatamente en cuanto terminemos esta gira en octubre nos metemos en el local a componer lo que es ‘Gaia III’.

Ahora sí que toca ya ‘Gaia III’ y tenemos que terminar la trilogía. Sí que es otra vez otro paso atrás, cuando sacamos ‘La Ciudad de los Árboles’ queríamos hacer una música mucho más divertida, canciones de cuatro minutos, mucho violín, mucha juerga y que oliera todo, como digo yo en la entradilla del disco, a Wiskey barato y a mujeres de mal vivir. Pero ahora para ‘Gaia III’ queremos volver otra vez a ese tipo de música que hacíamos en ‘Gaia II’ y en ‘Gaia I’, como más seria, con canciones muy largas, muy elaboradas, con un tinte barroco y gótico, con mucha velocidad también en los temas… Va a ser muy parecido a ‘Gaia II’, porque la verdad es que ‘Gaia II’ es particularmente para mí mi disco preferido de toda la discografía de Mägo.

Cada disco tiene algo lindo y algo que recordar. O que, ya sabes, los “talibanes” y la gente solo del Metal, dicen que el disco es ‘La Leyenda de la Mancha’, que tiene unas canciones muy buenas también, ‘Finisterra’ también… Pero para mí ‘Gaia II’ tiene la mezcla desde canciones divertidas como “La Posada de los Muertos”, que podría ser perfectamente un “Molinos de Viento”, a canciones como “La Cantata del Diablo”, que es una canción de 23 minutos que nos costó muchísimo componerla, grabarla…

Después de este disco de ‘La Ciudad de los Árboles’ en el que todo era luz y color y purpurina y “dabuty” (risas); nos apetece otra vez ponernos un poquito serios y terminar ‘Gaia III’.

Y después de ‘Gaia III’ que la gente no se preocupe, porque hay como una leyenda urbana que dice que después de ‘Gaia III’ Mägo de Oz desaparece. Si hubiéramos querido desaparecer lo hubiéramos grabado ahora. No tiene sentido decir: “yo me divorcio cuando me compre el chalet, pero ahora no me voy a comprar un chalet, me voy a comprar un adosado”. ¡Coño cómprate el chalet ya y te divorcias!

Entonces eso es una estupidez, Mägo de Oz aquí estamos, además es que se nos ve que somos un grupo que estamos vivos. Estamos haciendo cosas, acabamos de abrir mercado en Italia, estamos ilusionados en Italia y en Alemania. No tendría ningún sentido irnos a casa. ¿Que a lo mejor alguna vez Mägo de Oz tiene que desaparecer? Pues es ley de vida, como desaparecemos las personas. Pero será por una fuerza mayor, porque estemos cansados o porque Mägo no tenga nada que decir.

Pero después de ‘Gaia III’ va a haber bastantes más cosas, de hecho tenemos muchos proyectos para ya después de ‘Gaia III’. Queremos grabar un concierto con una sinfónica, con noventa músicos. Queremos hacer bastantes cosas pero ahora toca ‘Gaia III’, y después de ‘Gaia III’ como estemos un mes sin aparecer por algún lado ya se dirá: “¿Veis? Se han separado”.

Además, después de Gaia III vamos a sacar la trilogía entera en un solo pack y la gira de Gaia III sí que estará enfocada simplemente a ‘Gaia I’, ‘Gaia II’ y ‘Gaia III’. Intentaremos hacer una cosa muy de trilogía: llevarla al directo.

Estamos llenos de proyectos, llenos de ilusiones. Como sabéis, ahora cumplimos 20 años y somos como los quipos de fútbol, estamos celebrando los 20 años durante todo este año. En diciembre o así sacaremos una biografía oficial de Mägo y luego en marzo queremos hacer una gira de tres meses como mucho solo por salas pero con la formación de la ‘La Leyenda de la Mancha’.

Porque hay mucha gente joven que ha visto a Mägo con flautista, teclista coristas…y queremos enseñar de dónde viene todo esto, enseñando el viejo Mägo de Oz, que es con Fran a una guitarra, Carlitos a la otra guitarra, a la batería Txus cantando José, al violín Mohamed y lo único que nos queda delimitar es qué bajista es el que nos acompañará, si el primero, Sergio, que estuvo con nosotros en ‘Gaia II’ o Peri, que es el bajista actual. Eso no lo tenemos muy claro, pero lo que si tenemos claro es que queremos hacer conciertos por salas de 1000 o 2000 personas y tocando sólo temas de ‘La Leyenda de la Mancha’, con los candelabros que sacábamos y con todo ese rollo, y tocando solo temas como “El Santo Grial”, “El Pacto”, “Mägo de Oz”, “El Fin del Camino”….canciones del ‘Jesús de Chamberí’, del ‘Mägo de Oz’ y de ‘La Leyenda de la Mancha’. Eso lo vamos a hacer ahora en febrero, marzo y abril.